Estereofonía

Para poder disfrutar de una audición equilibrada y confortable es imprescindible tener una óptima audición en ambos oídos.

Con los dos oídos podemos conocer y diferenciar si un sonido viene de la izquierda o de la derecha. Si sólo oímos por un oído, la información que recibimos es incompleta. Esto provoca que no entendamos las palabras y dificulta las conversaciones, especialmente si hablan dos o más personas a la vez.

Muchas personas creen que lo normal es utilizar un audífono, cuando en realidad es justamente lo contrario. Llevar un solo audífono equivale a utilizar un monóculo cuando se tiene un problema de visión. Y al igual que un problema visual suele afectar a los dos ojos, la mayoría de pérdidas auditivas afectan también a ambos oídos.

Otro error habitual es empezar con un único audífono para ir acostumbrándose, cuando lo que realmente hacemos es probar una solución incompleta y totalmente insatisfactoria en entornos ruidosos o conversaciones de grupo.

Ventajas de utilizar dos audífonos

8 de cada 10 personas con pérdida auditiva tienen un déficit en ambos oídos. Sólo en casos muy limitados no es posible una adaptación estéreo. Para el resto, el uso simultáneo de dos audífonos aporta importantes ventajas:

  1. Sonido más natural y equilibrado: al utilizar dos audífonos, el cerebro recibe correctamente las señales de ambos oídos amplificando selectivamente la palabra.
  2. Mayor calidad de sonido: especialmente al escuchar música o al participar en conversaciones.
  3. Mayor confort: al utilizar dos audífonos se requiere generalmente menor amplificación, resultando un sonido más agradable y con menor ruido de fondo.
  4. Mayor campo de audición: al oír con los dos oídos podrás captar sonidos al triple de distancia que con uno sólo.
  5. Mejor localización de la fuente sonora: proporcionándote mayor seguridad, por ejemplo, al cruzar una calle.