El oído

El sentido del oído es uno de los más importantes.

Gracias a él podemos percibir de dónde provienen los sonidos, nos permite escuchar, interactuar y sobre todo, comunicarnos con otras personas. Disfrutar de una buena audición es fundamental.

La pérdida auditiva es el resultado de un proceso natural llamado presbiacusia. Se calcula que afecta a 1 de cada 8 personas y empieza a manifestarse, generalmente a partir de los 50 años, incrementándose a medida que pasan los años.

Por ese motivo es recomendable realizarse revisiones auditivas anuales para conocer el estado de nuestra salud auditiva.

Reservar Cita

Perder audición conforme pasan los años es tan natural como perder agudeza visual.

La pérdida de audición se acentúa con la edad y, si no se trata, puede provocar problemas de salud, como dolores de cabeza, aumento de la presión arterial, estrés, insomnio, vértigo, aislamiento social e incluso depresiones o Alzheimer.

Factores como trabajar en la construcción o en una industria ruidosa, practicar deportes como el motociclismo e incluso formar parte de un grupo musical, pueden avanzar la aparición de la  pérdida auditiva.

Si se detectan a tiempo, muchos problemas auditivos tienen fácil solución. Por eso se recomienda visitar al especialista si hay molestias, además de revisar periódicamente la audición.

Haz nuestro test

Consejos para proteger tus oídos

Tus oídos, siempre limpios. Lávalos y sécalos con cuidado con una toalla. Recuerda que una pequeña cantidad de cera es necesaria para mantener el equilibrio de tus oídos.

Siempre en manos del especialista. Los oídos son extremadamente sensibles cuando se sufren catarros u otras infecciones. Tu especialista en audición te aconsejará lo que debes hacer en cada caso.

No confíes en los remedios caseros. Nunca apliques productos como gotas o remedios caseros en tus oídos sin consultar previamente a un especialista sobre el tratamiento más adecuado en cada situación.

Lejos del mundanal ruido. En la medida de lo posible, no te acerques a lugares donde se perciban sonidos estridentes o muy fuertes, como obras en la calle o los altavoces en un concierto. Es importante escuchar música o ver la televisión sin poner el volumen demasiado alto.

Fuera objetos extraños. Evita introducir objetos extraños en tus oídos, incluso los bastoncillos de algodón pueden dañar la parte interior de tus oídos si se introducen demasiado, además facilitan la formación de tapones de cera, porque anulamos el sistema natural de nuestros oídos de expulsión de la cera. Recomendamos limpiar los oídos con un pañuelo.

Más vale prevenir. Si sientes un oído taponado o una pérdida de tu capacidad auditiva, por pequeña que sea, acude inmediatamente a tu especialista para que determine la causa y trate el problema.

Si tienes alguna duda o necesitas más información, Esther Gómez, nuestra Técnica en Salud Auditiva, te responde.

Preguntar a Esther Gómez