Audífonos que usan diferentes tipos de tecnología

Qué tipos de audífonos existen y cómo escoger el adecuado

 

Tener cualquier nivel de pérdida auditiva puede afectar de manera importante a la calidad de vida de la persona que lo padece. En ocasiones ocurre de manera progresiva y el paciente va adaptándose poco a poco a la pérdida y modificando sus costumbres para adaptarse a esa pérdida de audición que acaba por limitar el día a día de esa persona.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) menos del 10% de las personas afectadas utiliza audífonos para mejorar su audición.

Uno de los mayores riesgos para las personas con problemas de audición es que pueden acabar en una situación de aislamiento, ya que, por miedo o vergüenza, en ocasiones no se quiere reconocer el problema y se van abandonando las aficiones o costumbres habituales.

Elegir el mejor audífono

Diferentes tipos de audifonos

Una vez reconocido el problema y diagnosticado, la misión de encontrar el audífono más adecuado para cada persona va a depender de distintos factores como el nivel de pérdida auditiva, el tipo de colocación en el oído o la potencia necesaria para una óptima audición, entre otros.

Al principio pueden surgir muchas preguntas al respecto, como si va a ser molesto, o como me voy a sentir, si se ve, por ejemplo. Es por ello que hay que buscar la mejor solución para que sea un elemento cómodo y que se adapte a la persona que lo tiene que llevar.

Para que el resultado sea óptimo, la mejor opción es contar con la ayuda de un especialista en audición para ayudar en la elección de la mejor solución para mejorar la audición.

Audífonos retroauriculares BTE

Están especialmente indicados para personas que tienen una pérdida de audición de leve a severa. Se colocan en la parte trasera de la oreja y disponen de un pequeño tubo que conduce el sonido hasta el canal auditivo mediante un molde hecho a medida. Como tienen un mayor tamaño, disponen de espacio para ofrecer mayores prestaciones tecnológicas.

Este audífono presenta muchas ventajas, ya que, al ser de carácter externo tiene una alta durabilidad y es muy fácil de usar. Su forma curva y diseño personalizado hacen que se ajusten perfectamente.

Audífonos de adaptación abierta

En esencia son Audífonos retroauriculares, pero algunos modelos permiten sustituir el codo por un tubo fino. De esta manera resulta más discreto y se une al conducto a través de un adaptador estándar, apto para todos los usuarios, ya que no necesita de molde. Ofrecen una audición muy natural y están recomendados para personas con una pérdida auditiva de leve a moderada.

Audifono receptor de canal casi invisible

Audífonos receptores en el canal

Aunque también se sitúan detrás del pabellón auditivo, son más pequeños que los retroauriculares y tienen el auricular dentro del conducto auditivo. Esto hace que el audífono sea más estético, ya que sus reducidas dimensiones y su fino tubo transparente los hacen casi imperceptibles.

Es un modelo bastante versátil en este sentido, ya que la selección del auricular hace que sea muy adaptable a todo tipo de situaciones de pérdida de audición.

Audífonos intrauriculares o invisibles

En este caso el dispositivo se aloja en el interior del canal auditivo y es mucho más discreto a la vista que los convencionales. Está especialmente indicado para personas con pérdidas auditivas de leves a moderadas y es importante poseer un canal auditivo suficientemente ancho para que todos los componentes del audífono tengan cabida.