Detectar la pérdida de audición es muy sencillo

Cómo detectar la pérdida de audición

El cuidado de los oídos es un aspecto de tu salud que se suele dejar de lado, sobre todo cuando no hay nada que indique que algo va mal. Sin embargo, se trata de un factor crucial para el bienestar de las personas. Si sufres dificultades auditivas, estás perdiendo en calidad de vida. Es por ello que conocer los síntomas que indican una pérdida de audición puede ayudar a que en un futuro no recaigas en estados de ansiedad o depresión, con frecuencia asociados a la pérdida de audición.

Una persona joven que sufre deterioro de audición puede tener hipoacusia, que es la patología de perder sensibilidad auditiva, ya sea en un oído o en ambos. Sin embargo, si el enfermo que está perdiendo audición es una persona mayor, lo más probable es que sufra presbiacusia. Las dificultades auditivas a medida que se envejece son muy frecuentes. Si tienes una edad en la que es probable que tengas problemas con el oído es recomendable que hagas una visita al especialista al menos una vez al año.

La Encuesta Nacional de Salud de 2017 del Ministerio de Sanidad reveló que la pérdida de audición afecta al 44% de la población española mayor de 65 años.

En otros términos, el estudio incidía en que casi la mitad de las personas mayores de este país sufrían problemas relacionados con su oído. Las más afectadas por las dificultades auditivas son las personas que tienen más de 85 años, siendo el envejecimiento un factor muy importante a la hora de sufrir la progresiva pérdida de audición.

Cómo saber que pierdo audición

La presbiacusia es la pérdida de audición en la tercera edad

Darte cuenta de que sufres problemas relacionados con el oído es más sencillo de lo que parece. Podemos ser conscientes de que pasa algo cuando las pequeñas acciones de la vida cotidiana son distintas a lo que eran en el pasado. Por ejemplo, tener la necesidad constante de subir el volumen de la televisión o de la radio es un síntoma de que puedes tener presbiacusia. Otra situación que puede indicar problemas con el oído es la dificultad para entender algunas palabras cuando hay mucho ruido alrededor y, sobretodo, cuando se trata de comprender las consonantes.

A veces no somos capaces de ver que pequeñas acciones, que pueden resultar banales, pueden ser también un síntoma de que se está perdiendo audición. Si te abstienes de participar en conversaciones o evitas algunos entornos sociales es probable que estés sufriendo pérdida de audición. A la larga, estos problemas pueden derivar en depresión o ansiedad, con lo que es recomendable visitar a un especialista y realizarte una prueba cuando empieces a detectar síntomas de este tipo.

¿Y si se trata de niños?

En el caso de los niños es complicado saber cuando tienen algún problema. Además, cuando se trata de problemas relacionados con la audición, los más pequeños pueden no ser conscientes de que están perdiendo sus facultades auditivas. La observación es la manera más indicada para detectar precozmente el problema. Debemos estar pendientes de la evolución de nuestros pequeños en casa, pero sobretodo en la escuela, donde pasan el mayor tiempo durante el día.

La falta de concentración en la escuela podría indicar que el niño sufre pérdida de sensibilidad auditiva. Así mismo, si en casa no está muy dispuesto a realizar sus tareas podría ser un síntoma de que algo no va bien. Que un niño siga estos patrones no indica necesariamente que tenga pérdida de audición, pero si esto se combina con otros síntomas de tipo más general deberíamos empezar a planificar una visita de nuestro pequeño al otorrino pediátrico.