Toalla de baño para limpiar oídos

Cómo prevenir la hipoacusia o pérdida auditiva

La hipoacusia o sordera parcial es la pérdida de capacidad auditiva y puede ser unilateral o bilateral, dependiendo de si se produce en un oído o en los dos. Hay distintos tipos de hipoacusia según donde se produce la lesión que produce la sordera:

  • Hipoacusia sensorial: se caracteriza por una pérdida sensorial en el oído interno y afectación en el nervio auditivo.
  • Hipoacusia conductiva: sucede cuando la pérdida de audición es causada por una afectación en el oído externo que impide que las ondas sonoras lleguen al oído interno.
  • Hipoacusia mixta:en este tipo se producen tanto lesiones en el oído externo como en el oído interno y las personas afectadas oyen los sonidos a un volumen muy bajo.

Las causas de la hipoacusia pueden ser muy diversas, desde factores genéticos o un desarrollo anormal del feto durante la gestación, infecciones o incluso una sobreexposición prolongada a ruidos altos. Aun así, podemos intentar prevenirla siguiendo algunos consejos.

Cuida tus oídos

Los oídos son muy sensibles a los resfriados y otras infecciones, así que debes tenerlos siempre limpios. Puedes lavarlos y secarlos suavemente con una toalla, pero procurando que siempre quede una pequeña cantidad de cera, ya que actúa contra posibles microorganismos dañinos y hace de capa protectora del tímpano.

También debemos evitar introducir objetos extraños en los oídos si queremos retirar excesos de cera, como por ejemplo los bastoncillos de algodón, pueden provocarnos heridas en las paredes del interior del oído si se introducen demasiado y favorecer posibles infecciones. Además, pueden ayudar a formar tapones de cera si la empujan hacia el interior del oído.   

Evita los ruidos fuertes

La exposición frecuente a sonidos por encima de 85 decibelios, como los del motor de un camión o las obras de una calle, pueden lesionar el oído interno con sus vibraciones. Lo mejor en estos casos es mantenernos alejados de la zona para evitar el daño. En el caso de trabajadores que tienen que estar expuestos a esos sonidos por la naturaleza de su actividad laboral, la empresa debe tomar medidas para proteger la audición de sus empleados, como proveerles de protectores auditivos durante la jornada laboral.

mujer con protectores auditivos

Por otro lado, existen otros sonidos que pueden llegar a superar los 100 decibelios y no nos suelen parecer molestos, como escuchar música con los auriculares puestos o ver la televisión con el volumen alto. Si lo tomamos como costumbre, corremos el riesgo de perder audición a largo plazo, como ya le está sucediendo al 50% de los jóvenes de entre 12 y 35 años según la Organización Mundial de la Salud. Debemos evitar poner el volumen demasiado alto en los distintos dispositivos que utilizamos y, si podemos, activar una notificación que nos informe de cuándo estamos llegando al límite del volumen saludable. Ese tipo de alertas ya se pueden activar en muchos smartphones.

Acude a un especialista

En todo caso, tanto si has seguido las recomendaciones para prevenir la hipoacusia como si no, si detectas que has perdido un mínimo de audición o notas que tienes el oído taponado, acude cuanto antes a un especialista para que valore el tratamiento más adecuado a seguir. Nunca te fíes de los remedios caseros o alternativos ni te automediques, las causas de la hipoacusia pueden variar en cada persona y un mal tratamiento puede incluso empeorar los síntomas. Tomar antibióticos de forma indiscriminada puede favorecer la aparición de resistencias.

Si crees que has perdido audición, en Oi2 tenemos especialistas que pueden hacerte una revisión auditiva gratuita. No esperes a que los síntomas se agraven y comprueba la salud de tus oídos.

Medir mi audición